En Penta Capital creemos que la casa más valiosa del mundo es siempre la propia. Por eso, nos entretenemos descubriendo maravillas arquitectónicas, pero estamos siempre trabajando en desarrollar proyectos inmobiliarios, junto a Entidades Intermedias, para ofrecer la posibilidad de miles de familias de acceder a una casa propia de calidad y por medio de un sistema de financiamiento accesible.

Todos tenemos nuestros desafíos cuando se trata de la casa propia. Para algunos es acceder por primera vez a una, para otros, en cambio, se trata de lograr vender la suya. Y si la casa que se quiere vender es, además, la más cara del mundo, el asunto toma otro color. Esta mansión del sur de Francia es la casa más cara del mundo. Sí, así como lo leés. Su historia, belleza y lujo le dan el título de ser la más valiosa.

Una impresionante mansión de 187 años llamada “Villa Les Cedres” ahora cotiza en la lista a $ 410 millones de dólares, según la agencia de noticias Bloomberg.

Con 50 hectáreas de terreno y 1670 metros cuadrados cubiertos, cuenta con 14 habitaciones, un estanque lleno de nenúfares, 14,000 especies de plantas diferentes, una estatua de bronce de la diosa Athena cubierta con una túnica de mármol y olivos de 300 años de antigüedad. La mansión fue construida en 1830 a lo largo de la costa de Saint-Jean-Cap-Ferrat, y cuenta con vistas panorámicas de Villefranche-sur-Mer y los Alpes.

El camino de la villa está bordeado de palmeras y cedros (o cèdres en francés), lo que da nombre a la casa. En el interior, la casa cuenta con lámparas de araña, retratos del siglo XIX de piso a techo, grandes salas, puertas francesas y una biblioteca que alberga 3.000 libros sobre naturalismo y flora. Según la agencia Bloomberg, uno de los libros de la biblioteca es una “edición de 1640 de un códice botánico que vale varios cientos de miles de euros”.

La finca fue comprada en 1850 por el alcalde de Villefranche-sur-Mer cuando era una granja de olivos, y en 1904 se convirtió en la casa de vacaciones del rey Leopoldo II de Bélgica. La familia Marnier-Lapostolle, los fabricantes de Grand Marnier Liquer, compraron la propiedad después de la muerte del rey, y la familia utilizó la tierra para cultivar plantas y naranjas para dar sabor a sus productos. Campari adquirió la sociedad matriz de Grand Marnier Société des Produits Marnier Lapostolle en 2016, pasando de manos la casa una vez más, pero la compañía rápidamente la puso en venta.

Según Bloomberg, el rumor de que la mansión fue ofrecida originalmente por € 1 billón (alrededor de $ 1.2 millones) es falso. Pero el precio de $ 410 millones a nadie le parece mal. No sólo por las características de la casa, ni por la inconmensurable belleza del lugar, sino porque, además, tenés como vecinos al cofundador de Microsoft, Paul Allen, y el compositor, Andrew Lloyd Webber, por ejemplo.

¿Qué pensás? ¿Te gustaría comprarla?